viernes, 18 de noviembre de 2011

MÁS ALLÁ DEL LÍMITE DE VELOCIDAD

En el otoño de este 2011, hemos asistido a la última revolución en el ranking mundial de marathon. Como es habitual, las estratosféricas marcas registradas en las últimas semanas, han estado protagonizadas por los corredores de Kenya, que han vuelto a deleitarnos con unos ritmos sencillamente “imposibles” para una carrera de 42 kilómetros:

El 25 de septiembre, Patrick Makau señalaba un nuevo Récord del Mundo en Berlín, al correr los 42.195 metros en 2h.03’38” (1h.01’44” + 1h.01’54”).

Sólo cinco semanas después, Wilson Kipsang se quedaba a un suspiro de la plusmarca, con sus 2h.03’42” (1h.01’40” + 1h.02’02”) de Frankfurt.

Por último, Geoffrey Mutai corría, el 6 de noviembre, en Nueva York (un circuito famoso por su dureza), en un tiempo de 2h.05’06” (1h.03’18” + ¡¡¡1h.01’48”!!!).

Pero, ¿son los corredores de África los únicos que se atreven con ritmos de 2‘55” por kilómetro en un marathon? Lo cierto es que, hoy en día, así es. Sin embargo, hace más de un cuarto de siglo, un atleta se atrevió a explorar más allá de lo conocido hasta entonces.

Steve Jones y la Marathon de Chicago 1985

El galés Steve Jones había establecido en 1984 el Récord del Mundo en Chicago (2h.08’05”, con un tiempo de paso de 1h.04’20” a mitad de carrera), pero lo había perdido apenas medio año después, en beneficio del portugués Carlos Lopes (Rótterdam, 2h.07’12”).

En aquel entonces, Jones solía entrenarse a la hora del almuerzo, o después de su jornada laboral como técnico en la Fuerza Aérea, un trabajo por el que ganaba unos 600 dólares al mes. Para él, resultaba frustrante el hecho de tener que solicitar un permiso laboral para poder acudir a una carrera en la que esperaba ganar más de lo que cobraba por su trabajo en todo un año.

Pinchando aquí puede verse el vídeo de la última milla de aquel Marathon de Chicago 1984, cuya clasificación final fue la siguiente:

1.- 2:08:05. Steve Jones (WAL)
2.- 2:09:06. Carlos Lopes (POR)
3.- 2:09:09. Rob de Castella (AUS)
4.- 2:10:05. Gabriel Kamau (KEN)
5.- 2:10:08. Geoff Smith (GBR)
6.- 2:10:29. Martin Pitayo (MEX)
7.- 2:12:24. Jerry Kiernan (IRE)
8.- 2:14:16. Kjell-Erik Stahl (SWE)

Y la entrevista al vencedor, una vez finalizada la prueba, en este enlace.


En ese mismo año de 1985, Steve Jones ya había vencido en Londres, con un gran crono de 2h.08’16”, que continúa siendo el mejor tiempo logrado por un británico en las islas.



Con estos antecedentes, el galés se presentaba en el mejor momento de su vida deportiva para la carrera de 1985 en la capital de Illinois, el 20 de octubre. Como él mismo declararía, antes de la prueba no le importaba el récord, sino ganar la carrera, y vencer al australiano Rob de Castella, que entonces era el vigente Campeón del Mundo.

Al inglés Carl Thackery, encargado de ejercer las labores de liebre, se le había pedido un paso de 1h.03’30” para la media marathon; sin embargo, Jones se mostró impaciente e inconformista con ese ritmo, pasando a liderar la prueba cuando sólo se habían consumido las dos primeras millas.

Sus tiempos parciales durante la primera mitad de carrera fueron asombrosos: Jones corrió las cinco primeras millas en 23’54”, y aún aceleró más a partir de entonces, realizando algo que nadie había hecho jamás en un marathon, al encadenar cinco millas seguidas por debajo de 4’40”. Así, completaba las diez millas en un tiempo de 47’01”, lo cual daría un tiempo final de ¡¡¡2h.03’18”!!! (más rápido que el récord actual), en caso de mantener ese ritmo.

Jones, que había completado los primeros diez kilómetros en 29’23” (a 2’56”/km.), llegaba a mitad de carrera en un escalofriante tiempo de 1h.01’43”. El portugués Lopes, por su parte, había pasado en 1h.03’24” el día de su récord.

En la segunda mitad de carrera, sin embargo, el galés no fue capaz de mantener su ritmo frenético, aunque al paso por el kilómetro 30 marcaba un parcial que le podría llevar a un crono final en torno a 2h.04’40”.

Sin embargo, a partir de entonces su ritmo decayó muchísimo, llegando a correr varios kilómetros por encima de 3’15”.

Como él mismo reconocería más tarde, no fue hasta el momento de enfilar la última recta cuando Jones, que corría sin reloj, comprobó que el público se volvía loco y, a lo lejos, el crono de meta marcaba 2h.06’40”. Con el sprint final, el galés finalizaba en un tiempo de 2h.07’13”, a un solo segundo de establecer un nuevo tope mundial.


La clasificación final del marathon de Chicago 1985:

1.- 2:07:13. Steve Jones (GBR )
2.- 2:08:08. Robleh Djama (DJI)
3.- 2:08:48. Rob de Castella (AUS)
4.- 2:09:57. Giammi Poli (ITA )
5.- 2:10:56. Ralf Salzmann (RDA)
6.- 2:11:08. José Gomez (MEX)
7.- 2:11:16. Don Janicki (USA)
8.- 2:11:57. Francisco Pacheho (MEX)

Y los tiempos parciales de Steve Jones:

Km. 05,0.- 0:14:40
Km. 10,0.- 0:29:23 (0:14:43)
Km. 15,0.- 0:43:56 (0:14:33)
Km. 20,0.- 0:58:31 (0:14:35)
Km. 21,1.- 1:01:43
Km. 25,0.- 1:13:30 (0:14:59)
Km. 30,0.- 1:28:40 (0:15:10)
Km. 35,0.- 1:44:08 (0:15:28)
Km. 40,0.- 1:59:59 (0:15:51)
Km. 42,2.- 2:07:13

Con su arriesgada carrera, Jones se embolsó un total de 58.000 dólares (35.000 $ por su victoria, 13.000 $ más por bajar de 2h.08’ y otros 10.000 $ por haber batido el récord de la prueba), y un bonus adicional de otros 50.000 dólares le hubiera correspondido en caso de haber corrido dos segundos más rápido.

En 1984, después de correr su primer marathon en poco más de 2h.08’, Jones había declarado que difícilmente se le podía definir aún como un verdadero marathoniano. Ahora, después de su 2h.07’, decía sencillamente que “I’m just a runner”.

ANEXO. Los marathones de Steve Jones:

Chicago 1983.- retirado
Chicago 1984.- 2:08:05 (1º). Récord del Mundo
Londres 1985.- 2:08:16 (1º)
Chicago 1985.- 2:07:13 (1º)
Sttutgart 1986.- 2:22:12 (20º). Cto. de Europa (MM: 1:03:24)
Nueva York 1988.- 2:08:20 (1º)
Auckland 1990.- 2:12:44 (4º). Juegos de la Commonwealth
Toronto 1992.- 2:10:06 (1º)
Sttutgart 1993.- 2:20:04 (13º). Cto. del Mundo

Por cierto que, hace algunos meses, Steve Jones volvió a la actualidad atlética, gracias a un vídeo colgado en Youtube. En él podemos ver a un Jones, destacado en cabeza de la prueba de 10.000 metros de la reunión de Bruselas, en 1983. En el tramo final de la carrera, el galés va perdiendo fuelle, hasta ser alcanzado y rebasado cuando apenas quedan poco más de cien metros para la llegada; sin embargo, a Jones aún le queda tiempo para dejar boquiabiertos a los espectadores:

La clasificación final de aquella carrera:

1.- 27:55.38. Steve Jones (GBR)
2.- 27:55.67. Gidamis Shahanga (TAN)
3.- 28:02.65. Bekele Debele (ETH)
4.- 28:20.18. Alex Hagelsteens (BEL)
5.- 28:23.93. Martti Vainio (FIN)
6.- 28:25.44. Yobes Ondieki (KEN)

7 comentarios:

Carles Aguilar dijo...

Desconocía la historia de Steve Jones, eso de muestra que quizás con el tiempo, poco a poco los corredores blancos iremos reduciendo la distancia con los corredores africanos....Espero que así sea..

JAVI VEGA dijo...

Muchas gracias por la información Fernando!! No nos dejes, seguimos leyendo tu blog!! Dale caña que nos gusta.

simon dijo...

Y otra cosa curiosa... Steve Jones era fumador.
Jones, de Castella, Lopes, Salazar...grandes maratonianos de los 80. Gracias por recordarnos.
Simon.

simon dijo...

Me gustan mucho tus biografías de grandes atletas de ayer….

Aquí tienes 2 britanicos más…Peter Elliot, plata olímpica en 1500m, como Jones, entrenando entre tornos de trabajo (era soldador en una fabrica de acero).

David Bedford, record del mundo de 10000 en los 70, famoso por sus barbas y sus calcetines rojos.

Saludos.

FranChu dijo...

¡¡Impresionante el final del 10 000 de Bruselas!!

Me ha gustado conocer un poco más de este extraordinario atleta. Gracias.

CHE dijo...

la verdad que estas hecho un profesional por el manejo de la informacion, !!! cuantos datos .
me gusta mucho poder leer este tipo de articulos. un saludo

Santa Biología dijo...

ESOS SON COJONESSSSSSSSSSSSSS