jueves, 9 de junio de 2011

MOSES MOSOP, ¿2h.02'?

El pasado 18 de abril, en la Marathon de Boston, los kenianos Geoffrey Mutai y Moses Mosop hicieron alucinar al mundo atlético, estableciendo unos espeluznantes registros de 2h.03’:02” y 2h.03’:06” respectivamente, que superaban la mejor marca mundial de todos los tiempos (2h.03’:59” de Haile Gebrselassie en Berlín 2008).



Puede verse aquí el final de la prueba. Y no os perdáis esta preciosa secuencia de los dos kenianos en la última media milla.

Dichos registros, no obstante, no han sido ratificados por la IAAF como mejores marcas mundiales, por incumplir la carrera de Massachussets dos premisas básicas para la homologación de las marcas allí obtenidas, y que tienen que ver con la diferencia de altitud, por una parte, y la distancia (en línea recta), por otra, entre los puntos de salida y de llegada. La televisión de Boston nos lo explica.

Este hecho no ha estado exento de polémica, ya que desde siempre se ha considerado la de Boston como una marathon relativamente dura para la obtención de grandes marcas. De hecho, entre las millas 20 y 21 incluye la célebre “Heartbreak Hill”, y durante muchos años se han considerado como válidas a todos los efectos las marcas establecidas en Boston. Sea como fuere, tanto Mutai como Mosop dejaron claro que el récord de Gebre no durará mucho en lo más alto de las tablas de la IAAF…

¿Por qué podemos afirmar esto? No sólo por el resultado de Boston, sino porque apenas seis semanas después, a Mosop (próximo a cumplir los 26 años, y que ya ha sido medallista en Campeonatos del Mundo, tanto en pista como en campo a través) se le presentó otra oportunidad para batir un récord mundial. Esta vez, en pista, y sobre una distancia tan poco usual como la de los 30.000 metros. El reto tendría lugar en Oregón (USA), en el marco del tradicional Prefontaine Classic, el viernes 3 de junio.

La idea del italiano Renato Canova, entrenador de Mosop, era que éste intentara el récord en los 30.000 metros, al tiempo que Abel Kirui (actual Campeón del Mundo de Marathon, y también a las órdenes de Canova) llegaba hasta los 25.000 metros en cabeza, de tal modo que también establecería un nuevo tope mundial en esa distancia.

En opinión de Canova, ambas plusmarcas (1h.13’:55” y 1h.29’:18”, en poder del japonés Toshihiko Seko desde 1981), no deberían presentar mucha dificultad para sus pupilos. De hecho, Canova afirma que sus atletas realizan, en ocasiones, sesiones de entrenamiento de más de 30 kilómetros, a ritmos más rápidos que los registrados por Seko en sus récords. Entonces, ¿por qué no hacerlo oficialmente, de manera que sus atletas se convirtiesen en plusmarquistas mundiales?

No obstante, conscientes de que tanto Mosop como Kirui pueden correr mucho más rápido, no se fijaron un objetivo “definitivo”, sino un paso más en la actual preparación de ambos atletas. Así, el objetivo fijado por Canova fue de 1h.13’:40” al paso por los 25.000 metros, y de 1h.28’ para los 30.000.

En carrera, y una vez comprobado que Abel Kirui no podría llegar a ese ritmo hasta los 25.000 metros (presentaba una herida en un pie, provocada por la correa de un pedal durante una sesión de bicicleta), Mosop se fue hacia adelante, incrementando su ritmo con un kilómetro (entre los 17.600 y 18.600 metros) cubierto en 2’:42”. De ahí hasta el final, la prueba fue una auténtica exhibición por parte de Mosop, que al paso por los 25.000 metros mejoraba el récord de Seko en 1’:30”, y en 2’:31” el de los 30.000 al finalizar la carrera. O lo que es lo mismo: ha completado ¡¡¡75 vueltas a la pista a un ritmo medio de 69” cada una!!!…


Según Canova, Mosop es capaz de bajar de 2h.05’ en marathon, aún sin preparación específica. Afirma, además, que en el Prefontaine Classic podría haber llegado hasta los 35 kms. en 1h.41’.

Esto lleva a su entrenador a concluir que Mosop puede correr un marathon a 29’ cada 10 kilómetros, lo cual daría un tiempo estimado de 2h.02’:30”, en un plazo máximo de un año.

El propio Moses, así como su preparador, hablan de la posibilidad de lograrlo, nada más conseguir el WR de 30.000 metros.

Los parciales señalados por Mosop en la carrera de Oregón fueron los siguientes:

01,000.- 0h.:02’:57" (2’:57”)
02,000.- 0h.:05’:53” (2’:56”)
03,000.- 0h.:08’:49” (2’:56”)
04,000.- 0h.:11’:44” (2’:55”)
05,000.- 0h.:14’:40” (2’:56”)
06,000.- 0h.:17’:34” (2’:54”)
07,000.- 0h.:20’:28” (2’:54”)
08,000.- 0h.:23’:25” (2’:57”)
09,000.- 0h.:26’:21” (2’:56”)
10,000.- 0h.:29’:19” (2’:58”)

11,000.- 0h.:32’:15” (2’:56”)
12,000.- 0h.:35’:10” (2’:55”)
13,000.- 0h.:38’:06” (2’:56”)
14,000.- 0h.:41’:01” (2’:55”)
15,000.- 0h.:43’:54” (2’:53”)
16,000.- 0h.:46’:46” (2’:52”)
17,000.- 0h.:49’:39” (2’:53”)
18,000.- 0h.:52’:24” (2’:45”)
19,000.- 0h.:55’:11” (2’:47”)
20,000.- 0h.:58’:02” (2’:51”).- 10,000 en 0h.:28’:43”

21,000.- 1h.:00’:53” (2’:51”)
22,000.- 1h.:03’:46” (2’:53”)
23,000.- 1h.:06’:38” (2’:52”)
24,000.- 1h.:09’:31” (2’:53”)
25,000.- 1h.:12’:25” (2’:54”)
26,000.- 1h.:15’:17” (2’:52”)
27,000.- 1h.:18’:12” (2’:55”)
28,000.- 1h.:21’:07” (2’:55”)
29,000.- 1h.:24’:00” (2’:53”)
30,000.- 1h.:26’:47” (2’:47”).- 10,000 en 0h.:28’:45”

Puede verse la carrera completa aquí.

lunes, 6 de junio de 2011

LA CARRERA DEL SIGLO

Es una expresión que muchos hemos utilizado, o leído o escuchado en alguna ocasión (bueno, seguro que más aplicada a “el partido del siglo”).

Sin embargo, la carrera que evocamos en esta entrada, encajaría como pocas en tal definición: por el marco en el que se disputó, por su legendario protagonista, por el modo en que se desarrolló y por su resultado final.

Como sabemos, el finlandés Lasse Viren es el único atleta de la Historia que ha conseguido vencer en los 5.000 y en los 10.000 metros lisos de dos Juegos Olímpicos distintos. Este policía de la pequeña localidad de Myrskylä (al sur del país), lo consiguió en Munich 1972 y en Montreal 1976. En esta última cita, intentó emular la gesta que consiguiera Emil Zátopek en Helsinki 1952, añadiendo también la medalla de oro en marathon; sin embargo, sólo pudo ser quinto en los 42.195 metros.

El 3 de septiembre de 1972 se disputó en el estadio olímpico de Munich la final de los 10.000 metros lisos, con los mejores corredores del momento en liza. Entre ellos, el palentino Mariano Haro (quien, como veremos, tuvo un papel protagonista en la que puede haber sido la mejor carrera de la extraordinaria vida deportiva de este atleta de leyenda) y el gallego Javier Álvarez Salgado.


La carrera salió rapidísima, con el británico David Bedford (que al año siguiente batiría el Récord Mundial de la distancia) en estampida, marcando un tiempo de 1’:00” al paso por los primeros 400 metros, circunstancia que obligaba a muchos de los participantes a empezar la prueba al ritmo de sus mejores prestaciones en distancias muy inferiores. Por supuesto, en ese punto el grupo ya circulaba en fila de uno, con los favoritos Puttemans (belga), Yifter (etíope) y Haro siguiendo el descomunal ritmo impuesto por el inglés, y un relajado Viren más atrasado.



A punto de cubrirse los primeros 4.600 metros de carrera, en un tropezón fortuito, el joven Viren se va al suelo; sin embargo, se levanta y, sin demasiado esfuerzo aparente, alcanza de nuevo al grupo, a pesar de que se está corriendo a ritmo de Récord del Mundo.

Con cinco vueltas para el final, ya marchan destacados los cinco atletas que ocuparían las primeras posiciones de la carrera, con el finlandés marcando el ritmo. Le siguen Yifter (que acabaría siendo doble campeón olímpico de 5.000 y 10.000 metros en 1980), Puttemans, Haro y el estadounidense Frank Shorter (ganador del marathon de estos JJOO, siete días después).



A falta de sólo 800 metros es Mariano Haro el que ataca, poniendo en alerta a sus rivales, de los que Shorter comienza a ceder metros. Apenas media vuelta estuvo el palentino en cabeza, siendo superado por atletas mucho más veloces: primero el finlandés, después el belga y por último el etíope.


Al toque de campana, ya era claro quienes se iban a repartir las medallas. El ataque de Viren es demoledor, pero Puttemans apenas cede terreno hasta la recta final. El finlandés gana la carrera con un nuevo Récord Mundial, después de cubrir en 2’:29” el último kilómetro (56” en la última vuelta).


Resultados:

Oro.- Lasse Viren (Finlandia).- 27':38".4 (RM)
Plata.- Emile Puttemans (Bélgica).- 27':39".6
Bronce.- Myruts Yifter (Etiopía).- 27':41".0

4º.- Mariano Haro (España).- 27':48".2
5º.- Franck Shorter (USA).- 27':51".4
6º.- David Bedford (Gran Bretaña).- 28':05".4
7º.- Daniel Korica (Yugoslavia).- 28':15".2
8º.- Abdelkad Zaddem (Túnez).- 28':18".2
9º.- Josef Jansky (Checoslovaquia).- 28':23".6
10º.- Juan-Maximo Martínez (México).- 28':44".2
11º.- Pavel Andreev (URSS).- 28':46".4
12º.- Javier Álvarez (España).- 28':56".4
13º.- Paul Mose (Kenya).- 29':03".0
14º.- Willy Polleunis (Bélgica).- 29':10".2

DNF.- Mohamed Gammoudi (Túnez)

El video de la carrera, aquí.