jueves, 9 de diciembre de 2010

LA EDAD DE ORO DEL MARATHON ESPAÑOL (y III)

En 1998, para el Campeonato de Europa de Budapest, no se pudo contar, por una u otra razón, con nuestras principales “puntas de lanza” de la especialidad. En esta ocasión, fueron los italianos (con el que sería campeón olímpico en 2004, Stefano Baldini, a la cabeza) los que reeditarían el triplete protagonizado por los españoles cuatro años antes. El mejor de los nuestros, en un gran cuarto puesto, fue el gallego José Ramón Rey (acreditado en 2h.10’:49”), a quien, por otra parte, debemos una de las mayores exhibiciones atléticas jamás vistas en nuestra tierra: nada menos que un fantástico registro de 2h.14’:56” conseguido en la Marathon de Toral de los Vados del año 2000.

En los llamados maratones “comerciales”, por el contrario, los españoles firmaron un año irrepetible:

En Londres, Abel Antón ganaba con la mejor marca de su vida (2h.07’:57”) y un último kilómetro increíble, cubierto en menos de 2’:50”. En esta ocasión estuvo bien acompañado por el debutante Julio Rey (entonces, dominador absoluto en campo a través en nuestro país, y que sería cuarto, con 2h.08’:33”).

En Tokio, el que vencía era Alberto Juzdado, con el roblano José Manuel García tercero (ambos, también con sus mejores registros de siempre, 2h.08’:01” y 2h.08’:40”), éxito que les reportó la felicitación personal de SS.MM. los Reyes de España, en viaje oficial a la capital nipona en aquellas fechas.

Pero lo que más se recuerda de aquellos meses es la dramática victoria de Fabián Roncero en Rotterdam: el madrileño no sólo conseguía batir el tope español (2h.07’:23”), sino que tuvo “contra las cuerdas” el legendario récord mundial del etíope Belayneh Densimo (2h.06’:50”).


Y llegamos a 1999, año en que la gran cita, el Campeonato del Mundo de Atletismo, se celebraba en Sevilla, con los españoles como grandes favoritos en la prueba de marathon, disputada en unas duras condiciones de calor.

Como sabemos, esa carrera supuso la consagración definitiva del soriano Abel Antón como leyenda viva del deporte español, y para siempre quedaría grabada en la memoria de los aficionados su entrada triunfal en un repleto Estadio de La Cartuja (al mismo tiempo, por cierto, que el asturiano Yago Lamela realizaba los saltos que le darían la medalla de plata en aquella cita).

Aún habría tiempo para algunas hazañas más a cargo de los corredores españoles, sobre del toledano Julio Rey, con sus medallas en campeonatos (plata en el Mundial de 2003, y bronce en los Europeos de 2002 y 2006) y sus cuatro victorias en Hamburgo, entre ellas un espectacular récord de España, 2h.06’:52”, aún vigente.

Mención especial merecen el balear Antoni Peña, un hombre que ya había corrido en 2h.11’ en el año 1992, con tan sólo 22 años de edad, y que muchos años después consiguió marcas de primer nivel mundial (2h.07’:34”, en su victoria en Otsu 2001), y el catalán Francisco Javier Cortés Huete, que llegó a correr en 2h.07’:48” en 2001, un año después de haber vencido en Ámsterdam.

Los últimos en acceder a este selecto grupo fueron dos atletas aún en activo: José Ríos conseguiría, al igual que Fiz y Peña, sus mejores prestaciones en el marathon japonés de Otsu, mientras que Chema Martínez, que debutó en 2002, daba a España el último de esta larga lista de éxitos, con su medalla de plata en el Campeonato de Europa celebrado en Barcelona el pasado 1 de Agosto.

En la actualidad, existe un grupo de atletas a los que les toca la difícil tarea de tomar el relevo de aquellos corredores españoles que dominaron el mundo en 42,195 kms.: Rafael Iglesias, Pablo Villalobos, Pedro Nimo, Nacho Cáceres, Javier Díaz,...

La Edad de Oro del Marathon Español

No hay comentarios: